El poder de un plan estratégico

August 29, 2016

La planificación estratégica es una de las actividades esenciales de una empresa  para lograr  sus objetivos. No se trata simplemente de establecer lo que hace una empresa (modelo de negocio), ni tampoco define el futuro de  lo que una empresa va a estar haciendo dentro de tres o cinco años, sino que permitirá que esta funcione correctamente y que el crecimiento sea sostenible y de larga duración. El objetivo de un plan estratégico es señalar el camino con puntos de referencia para fijar el rumbo de forma clara y definida.

 

A través de todos estos años, ya sea ejecutando o diseñando la planificación estrategia en empresas, como ejecutivo o en estos últimos años como consultor, una cosa que he aprendido es que para que una planificación estratégica  sea exitosa y agregue verdadero valor debe necesariamente ir seguida por acción y ejecución. Además, debe contener  estos siguientes elementos claves:

 

TENER SIEMPRE EL OBJETIVO CLARO

Las empresas necesariamente progresan, aprenden, cambian y crecen  con el tiempo. Esto a veces es un duro camino con muchos baches. Por esto, es importante nunca perder de vista el objetivo, EL PROPÓSITO. Sin conocer este objetivo será imposible para los empleados y áreas entender cómo llegar al punto claro, sino que habrán mucho objetivos distintos implícitos y explícitos. Esto ciertamente no es una receta  que muestra cada movimiento que la empresa tiene que hacer con el fin de lograr el éxito, sino una dirección que tiene que ser establecida con el fin de apuntar hacia la dirección correcta. El concepto de dirección es posiblemente más importante que la creación de un plan de trabajo detallado, debido a que un plan estratégico debe ser algo que puede ser flexible y que no genere caos o descontrol. Con un plan con poca libertad de acción, tan pronto como se hace un cambio, todo el plan necesita ser cambiado.

 

UNA MIRADA DE LARGO PLAZO

Una parte importante de la creación de un plan estratégico es la capacidad de mirar más allá de las ganancias del presente, es decir, en los grandes logros del futuro. Sin un plan estratégico, las metas se pueden perder en favor de ganancias a corto plazo. Con las decisiones que se tomen ahora incluso se puede planear un crecimiento lento en el camino, pero pensando en mejorar la posición en el largo plazo. Como se diría en la jerga del ajedrez, se puede sacrificar un peón pensando en capturar la reina. Con un plan estratégico, los objetivos y las ganancias del futuro deben ser el principal objetivo. Esto significa que la sostenibilidad de la empresa siempre está en el modo de pensar de los que operan dentro de ella.

 

EL CONOCIMIENTO Y ALINEACIÓN SON IMPORTANTES

Hoy en día la gente se mueve en las empresas a un ritmo más rápido que nunca antes, incluso en los niveles ejecutivos de la misma. Con este cambio constante en el trabajo y el conocimiento entre empresas, es necesario tener un plan que se entienda en toda la organización, incluso si las personas que inicialmente lo diseñaron e implementaron la han dejado. Tener el  plan explicado y comprendido, en el sentido de lo que la empresa está tratando de lograr a través de este, significará que, independientemente de la cantidad de personas que salen o se sustituyan, siempre habrá una comprensión de hacia dónde se dirige la empresa y cuál es el plan para llegar allí.

 

PRIORIZAR ES CLAVE

En las empresas, siempre hay muchos proyectos en carpeta y todos parecen importantes. Sin embargo, nuestra capacidad para realizarlos es siempre limitada por el tiempo y los recursos. Por ello, debemos enfocarnos y elegir bien. Como resultado de un buen plan estratégico debemos lograr enfocarnos solo en aquellas iniciativas o proyectos que: (a) estén alineados con nuestro pilares estratégicos, (b) aunque suene obvio, deben ser rentables y agregar valor y por último, mas no menos importante, (c) deben contar con recursos y presupuestos definidos. La capacidad de enfocarnos en esos 3 o 4 proyectos claves de cada negocio o compañía al final del día nos darán la capacidad de enfocarnos en agregar valor de forma consistente.

 

LOS PROYECTOS Y EMPRESAS DEBEN SER RENTABLES

Un consultor de gestión del cambio decía que todas las ideas son buenas, y no puedo estar más de acuerdo. Eso sí, complemento en que algunas ideas son mejores que otras. Por esta razón, siempre debemos mirar la rentabilidad de cada idea o proyecto, cómo aporta valor a mi negocio, siempre debemos usar números y analizar el incremento en ventas, así como los costos y rentabilidad esperada de cada iniciativa. Es muy fácil dejarse seducir por las emociones, sobre todo si provienen del líder. También, se pueden hacer prototipos o test para entender el impacto en nuestro negocio o tener mejores datos para evaluar.

 

COMUNICAR, COMUNICAR Y COMUNICAR

Cuando una empresa no tiene un plan estratégico, los gerentes de las distintas áreas tienen sus propias agendas de lo que creen necesario para cumplir sus metas, generalmente puramente financieras. Esto significa que diferentes partes de una empresa funcionan independientemente la una de la otra, lo que se traduce en una manera incoherente y conflictiva  de trabajar. Por su parte, esto crea innumerables tensiones que al final generan menor productividad y resultados. Un plan estratégico debe ser claro y  debe mostrar la forma en que la empresa necesita operar. Asimismo, debe contener las instrucciones para los responsables de las tareas individuales y que a su vez estos conozcan el impacto del trabajo de las otras áreas.

 

PERSISTENCIA Y DECISIÓN

En el camino del crecimiento de cualquier empresa habrá muchos momentos de dificultad, donde las cosas no saldrán como las planeamos. En estas situaciones más difíciles, nunca debemos perder de vista cuáles son nuestros objetivos. Hay miles de ejemplos de empresas que se desvían lejos de sus planes originales para evitar problemas de corto plazo solo para encontrarse después haciendo algo para lo cual no están preparados y perdiendo el camino del crecimiento sostenible. Tener un objetivo concreto a través de un plan estratégico significa que a pesar de las dificultades, todo el mundo en la compañía se centra en el objetivo final.

 

Igor Alarcon M., Managing Partner, BlueAdvisors

AGOSTO 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts

Todo lo que debes saber sobre productividad laboral

April 4, 2017

1/2
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

©2016 BlueAdvisors SpA