Preguntas correctas: resolución de problemas

 

Desde pequeños hemos sido entrenados para encontrar respuestas: los exámenes de la escuela, la universidad, las entrevistas de trabajo e incluso en nuestra vida profesional se espera que contemos con las respuestas necesarias, y con base en estas se evalúan nuestras habilidades.

 

¿Cómo funcionaría nuestra sociedad, nuestras empresas, familias y gobiernos, si en lugar de centrarnos en encontrar las respuestas “correctas”, nos esforzáramos por mejorar la calidad de nuestras preguntas?

 

Ya lo dijo Albert Einstein: “Si yo tuviera una hora para resolver un problema y mi vida dependiera de la solución, gastaría los primeros 55 minutos para determinar la pregunta apropiada, porque una vez que supiera la pregunta correcta, podría resolver el problema en menos de 5 minutos”.

 

La indagación es una herramienta muy poderosa para mejorar las habilidades de un líder, siempre y cuando sepa utilizarla a su favor. Estas son 3 claves para generar preguntas estratégicas:

 

1.- Suelta el control
La tendencia a brindar soluciones es una trampa común en la que solemos caer, ya que nos resulta más cómodo y seguro; sentimos que tenemos el control de la situación y creemos que estamos agregando valor a la conversación, sin embargo, no nos damos cuenta de que en realidad estamos bloqueando las habilidades de crecimiento y aprendizaje del otro.

 

2.- Evita las falsas preguntas
Un signo de interrogación no garantiza la existencia de una verdadera pregunta. Es común que se trate de un consejo disfrazado. Por ejemplo, ¿has pensado en cambiar de trabajo?, ¿por qué no intentas esta otra opción?

 

El principal objetivo de una pregunta es lograr que la persona cuestionada reflexione y descubra por sí misma la respuesta. Una falsa pregunta es aquella que está predispuesta a recibir una respuesta en específico.

 

3.- La pregunta más poderosa
De acuerdo con Michael Bungay Stainer, autor del libro “The Coaching Habit”, una de las preguntas más poderosas en coaching es: ¿y qué más?

Por muy simple que parezca, está pregunta nos ayuda a profundizar la reflexión. Según el autor, la primer respuesta nunca es la única y rara vez se trata de la mejor respuesta.

 

Incitar a que la otra persona te hable sobre lo que está pasando por su mente en ese momento, lo que lo inquieta, abruma o emociona, es un excelente inicio, pero quizá no sea suficiente. La pregunta “¿y qué más?”, les dará otras opciones que posiblemente no se habían explorado y que estaban guardadas en un nivel más profundo o inconsciente.

 

“En verdad no puedes crecer y desarrollarte si sabes las respuestas antes que las preguntas”. Wayne Dyer

 

¿Qué pregunta te gustaría que te hiciera en este momento y cómo cambiaría tu situación una vez que encuentres la respuesta?

 

Fuente: altonivel.com.mx

Please reload

Featured Posts

Todo lo que debes saber sobre productividad laboral

April 4, 2017

1/2
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

©2016 BlueAdvisors SpA