©2016 BlueAdvisors SpA

Los equipos positivos son más productivos

September 19, 2016

 

Todos los gerentes desearían que sus equipos fuesen más productivos. Sin embargo, las compañías continúan empleando los mismos métodos viejos: planes estratégicos, establecimiento de metas, optimización de operaciones, reducción de ineficiencia. Algunos les están ofreciendo beneficios a sus empleados, como comida en el sitio de trabajo, guarderías o gimnasios. Otros ofrecen bonos más grandes u horarios flexibles.

 

Kim Cameron y sus colegas en la Universidad de Michigan, sin embargo, han descubierto una forma de mejorar el desempeño que no tiene nada que ver con repartir beneficios o implementar procesos. En un artículo de investigación, publicado en el Diario de Ciencia del Comportamiento Aplicado  (Journal of Applied Behavioral Science) Cameron y sus coautores encontraron que un sitio de trabajo caracterizado por prácticas positivas y virtuosas sobresale en numerosos campos.

 

Las prácticas positivas y virtuosas incluyen:

  • Preocuparse por, estar interesados en, y mantener responsabilidad por los colegas como amigos.

  • Darse apoyo unos a otros, incluyendo brindar amabilidad y compasión cuando los otros atraviesan dificultades.

  • Evitar la culpa y perdonar errores.

  • Inspirarse unos a otros en el trabajo.

  • Enfatizar la importancia del trabajo.

  • Tratarse unos a otros con respeto, gratitud, confianza e integridad.

Cameron explica que hay tres razones por las que estas prácticas benefician a la compañía. Las prácticas positivas:

  • Incrementan las emociones positivas, lo cual amplía los recursos y habilidades de los empleados al mejorar las relaciones con los demás, y al aumentar su creatividad y habilidad para pensar creativamente.

  • Crean una defensa contra eventos negativos como el estrés, mejorando la habilidad de los empleados de recuperarse de los retos y dificultades.

  • Atraen y fortalecen a los empleados, haciéndolos más leales y sacando lo mejor de ellos.

También hay beneficios de fondo. Resumiendo las conclusiones, Cameron explica que: “Cuando las organizaciones instituyen prácticas positivas y virtuosas, éstas alcanzan niveles más altos de efectividad organizacional, incluyendo el desempeño financiero, la satisfacción del cliente y la productividad… A mayor virtuosidad, mejor el desempeño en términos de rentabilidad, productividad, satisfacción al cliente y compromiso del empleado”

 

Entonces, ¿cómo podemos implementar prácticas positivas en nuestra compañía? El equipo de investigadores encontró cuatro vías principales:

  1.  Liderazgo: No hace falta decirlo, es difícil implementar prácticas positivas si no hay apoyo desde arriba. Un líder debe sentar posición y dar el ejemplo de los valores que profesa. Steve Schroeder, fundador y CEO de Creative Werks, una compañía de empaquetado con base en Chicago que ha aparecido continuamente en la lista de “Las 50 Compañías de más rápido crecimiento” de la publicación Crain Chicago, atribuye gran parte del éxito de su compañía a la cultura positiva. Además de otorgar los beneficios comunes (bonos y oportunidades de desarrollo profesional), Steve se asegura de que sus empleados estén felices. Como antiguo estudiante del Dalai Lama, Steve lo cita frecuentemente diciendo que “todo el mundo desea ser feliz”. Él se asegura de que la cultura de su compañía sea tanto positiva como de apoyo. La preocupación por los demás es una cualidad que busca en los empleados nuevos que entrevista. “La gente solidaria nunca defrauda a sus clientes o colegas” señala Schroeder. Los valores centrales de Creative Werks no solo se enfocan en el cliente y el producto. Ellos incluyen además el “equilibrio” en referencia al bienestar del empleado, e ilustran la importancia de un lugar de trabajo positivo y comprensivo.

 

  1. Cultura: Dado que la cultura supera a la estrategia en la predicción del desempeño, las iniciativas de cambio cultural son importantes también. Jim Mallozzi, CEO de “Prudential Real Estate and Relocation”, se asesoró con Cameron durante una fusión complicada de dos compañías y cuando su empresa atravesaba una severa pérdida financiera. Encontró que la aplicación de prácticas positivas cambió la cultura corporativa y lo ayudó a transformar estos desafiantes tiempos en grandes éxitos. El menciona un ejercicio en particular: “Escoja tres personas, una a la vez, y dígale a esas personas tres cosas que usted aprecia de ellos. En la América corporativa, y en la mayoría de los sitios, la gente suele decirte, “Tienes que cambiar estas tres cosas de ti”. Rara vez te dicen, “Eres fabuloso en estas tres cosas”. Cuando haces eso, la energía sube. Ese fue el principio: okey, estamos fuera de la playa. Ya nadie se está ahogando. Los cuerpos han sido enterrados. Ahora decimos, “Okey, empecemos con lo que tenemos, porque tenemos atributos fabulosos”.

 

  1. Pasos pequeños: pequeños cambios pueden producir grandes efectos. Algunas de las firmas que consultó Camerón simplemente le pedían a sus empleados mantener diarios de gratitud cada día, bromear diariamente de manera positiva con alguien, o dedicar 30 minutos al día prestándole ayuda a alguien que lo necesite. En un plazo de semanas y meses, las compañías notaron mejoras visibles en el desempeño. Shubhra Bhatnagar es una antigua inversionista en el área bancaria que se volvió emprendedora social. Fundó KarmaLize.Me, una compañía de distribución de comida saludable que dona aproximadamente el 50% de sus ganancias a obras benéficas. En el intenso campo de la banca de inversiones, Bhatnagar encontró que se estaba descuidando el bienestar del personal. Por esta razón, pese a las presiones implícitas de arrancar una start-up, se asegura de que su equipo de trabajo se involucre en actividades beneficiosas como la meditación: “Nos aseguramos de que el estrés de un nuevo negocio no obstaculice el coeficiente de felicidad de nuestro equipo de trabajo, ni impacte nuestros valores corporativos fundamentales. Utilizamos un app de meditación (Sattva) para ayudarnos a reconectar con nosotros mismos y con los demás, y a crear un clima laboral más positivo en la oficina.”


Retiros y talleres: Los cambios y mejoras pueden ocurrir a consecuencia de retiros, programas ejecutivos o talleres en los que los empleados tengan chance de pensar profunda y estratégicamente sobre liderazgo positivo y prácticas positivas. Los talleres corporativos fueron la opción de Louis Gagnon, Jefe de Producto Audible y Director de Mercadeo. El retiro TLEX de dos días en Nueva York empezó con un ejercicio en el que 18 de los líderes de Gagnon se dividieron en grupos para definir “qué es el liderazgo”. Luego de cotejar los resultados, el grupo encontró que el 95% de los atributos señalados refieren a las habilidades “suaves” y no a las “duras”. Gagnon reporta que su equipo estuvo complacido de escuchar que por 2 días, se estarían enfocando precisamente en las habilidades blandas —no en metas corporativas, ni estrategia o lineamientos— sino en la concientización, el mejoramiento personal, la conectividad y la acción colectiva. Como eje central del pensum: ejercicios de respiración. “Nuestro personal estaba involucrado, abierto y entusiasmado de tener el raro lujo de poder enfocarse en sí mismos como individuos  —individuos como conductores y palanca de nosotros mismos como equipo. Todos nos sentimos profundamente rejuvenecidos y en paz los unos con los otros. Eso, al final, construyó la confianza —el ingrediente básico del trabajo en equipo—.”

Please reload

Featured Posts

Todo lo que debes saber sobre productividad laboral

April 4, 2017

1/2
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags